Cómo enfrentar el virus sincicial en los niños.

Autoridades y especialistas han pronosticado un importante aumento de las enfermedades respiratorias producto del virus sincicial para esta semana y la próxima. Los más afectados son los menores de dos años. Conocer los síntomas y saber qué hacer es la clave para evitar complicaciones.

El virus respiratorio sincicial (VRS) es una causa frecuente de infección del sistema respiratorio en humanos. Típicamente se presenta en brotes que ocurren durante varias semanas en el otoño y el invierno.

Si bien los niños menores de dos años presentan síntomas más severos, la enfermedad también afecta a individuos de todas las edades.

“En climas templados, el VRS se presenta como una enfermedad estacional, que aparece en brotes epidémicos cada invierno y que pueden durar hasta cinco meses. Prácticamente no circula en otras épocas del año”, explica la doctora Verónica Morales, docente de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello.

No hay una vacuna
Uno de las mayores dificultades para hacer frente a esta situación es que los antibióticos usados para tratar infecciones por bacterias, no son activos contra el VRS.

“Actualmente, no existe una vacuna disponible contra el VRS. Desde hace algunos años se cuenta con un medicamento inyectable que contiene anticuerpos específicos contra el VRS; su uso está limitado sólo a pacientes de alto riesgo, especialmente lactantes menores de un año, prematuros y con enfermedad crónica pulmonar o cardíaca, debido a su alto costo y la corta duración de su acción protectora (4 semanas)”, agrega la especialista.

Consecuencias
“Cuando existe un brote epidémico de VRS en una comunidad, se observa un aumento en los casos de síndrome bronquial obstructivo (SBO) y neumonía en niños, aumentando así el número de hospitalizaciones de lactantes con infección respiratoria baja”, comenta la doctora.

“La severidad de los síntomas tiende a ser mayor a edades menores, y la mortalidad aumenta en pacientes de riesgo, especialmente en los lactantes con cardiopatías congénitas, displasia broncopulmonar por prematuridad, enfermedad neuromuscular o deficiencias del sistema inmunológico (cáncer, transplante, SIDA)”, subraya la profesional.

Vías de contagio
La puerta de entrada del virus a un individuo puede ser la nariz, la boca o los ojos. El virus se contagia a través de secreciones respiratorias que son expelidas en gotas de diversos tamaños al hablar, llorar, estornudar o toser.

Las manos u objetos que han estado en contacto con secreciones respiratorias de un paciente infectado también sirven de vehículo de transmisión. El virus sobrevive en el ambiente y en objetos por horas.

Síntomas de Alerta
Los padres deben estar atentos a estos síntomas:

1) Dificultad para respirar y/o alimentarse.

2) Tos agobiante con cianosis (coloración azul) en la cara, principalmente alrededor de la boca.

3) Fiebre persistente después de una semana.

4) Hundimiento de las costillas.

5) Rechazo de la alimentación.

6) Silbidos en el pecho al respirar.

Prevención y Recomendaciones

“Se han realizado muchos esfuerzos para intentar prevenir la infección por VRS, sin embargo, aún no contamos con herramientas óptimas. La lactancia materna ofrecería cierta protección, y hay estudios que sugieren que los niños alimentados al pecho tienen menor riesgo de adquirir una infección por VRS que requiera hospitalización”, destaca la pediatra.

Para prevenir la infección en el hogar, se deben lavar muy bien las manos antes de atender a los lactantes y evitar la exposición de éstos a personas con infecciones respiratorias agudas. Esta misma medida es válida cuando existe un adulto mayor en el núcleo familiar.

Respecto a las recomendaciones, la docente de pediatría consigna: “No sacar a los lactantes pequeños a espacios cerrados con aglomeración de personas, como cines y multitiendas; evitar la contaminación intradomiciliaria, es decir, no fumar dentro de la casa, usar calefacción a gas o eléctrica; ventilar adecuadamente y todos los días el hogar del niño; hacer un lavado de manos riguroso por parte de la persona que cuida al bebé, sobre todo si hay personas adultas u otros niños enfermos en casa; y acudir a médico en caso de presentar síntomas de alerta descritos anteriormente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s